Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
viernes, 31 octubre 2014 español
Síguenos
Publica tu curso
Destacamos
    Cargando datos... [<<] [||] [>>]
Búsqueda personalizada

Curso gratis de El Cristianismo y la Filosofía según San Agustín - Los Neoplatónicos

El ‘neoplatonismo’ fue el último intento serio de revitalizar la filosofía de Platón, ya dentro de la Era Cristiana. Esta filosofía, que atendía mayormente a los aspectos místico-religiosos del pensamiento platónico, convivió durante largo tiempo con el cristianismo, y se extinguió coincidiendo con la caída definitiva del Imperio Romano de Oxidente, es decir, al final del ‘Mundo Antiguo’. Se desarrolló en tres fases:

  • Alejandrino-romana (siglos II y III) – PLOTINO
  • Siria (siglos IV y V) – JAMBLICO
  • Ateniense (siglos V y VI) – PROCLO

PLOTINO (204-270)

El ‘primer principio’, para Plotino, era, como para otros pensadores, incluso anteriores a Platón, el UNO o el BIEN, que, por supuesto, comparte sus características con el ‘ser’ de Parménides y el ‘Dios’ de Filón:

  • Absoluta simplicidad
  • Autosuficiencia
  • Trascendente a toda determinación (al ser y a la esencia)
  • Infinitud
  • Acto puro, autocreador.

Todos los seres proceden de lo Uno por el siguiente proceso deemanación:

  • Lo UNO, potencia de todas las cosas
  • La generación de los seres no ocurre por necesidad, sino por trascendencia.
  • Omnipresencia y omnipotencia de lo UNO
  • Las ’3 Hipóstasis’ (TRINIDAD NEOPLATÓNICA):

Las ’3 Hipóstasis’ (TRINIDAD NEOPLATÓNICA):

De manera similar a Filón, Plotino hace surgir todas las cosas creadas a partir del ‘Intelecto’, a través de diversos grados del descenso:

grados del descenso

Aplicado esto al ser humano, vemos que para Plotino el verdadero ser del hombre es el alma y la razón que la trasciende.

El ‘pecado’ consistiría, pues, en la adhesión a las cosas corpóreas y la separación de la espiritualidad, mientras que la ‘virtud’, por el contrario, consiste en la purificación del alma, dado que “sólo el alma bella puede contemplar lo bello“.

Plotino considera tres vías de elevación espiritual: MÚSICA, AMOR y FILOSOFÍA.

Se trata, como vemos, de una versión un tanto sofisticada y mística de la ‘teoría de las ideas’ de Platón, bastante influida por las ideas de los pensadores judeo-alejandrinos Filón, etc.=.

El resultado de esta mezcla es bastante similar a las ideas del cristianismo, y eso tal vez explica el que esta filosofía fuese tolerada durante tanto tiempo, siendo como era una filosofía claramente pagana.

Incluso, como veremos, fue asimilada por algunos pensadores cristianos, como San Agustín, por ejemplo.

AGUSTÍN DE HIPONA (San Agustín, 354-430)

El pensamiento de San Agustín atraviesa por cuatro etapas, según las influencias que fue recibiendo:

  1. Maniqueísmo (la razón humana puede por sí sola hacer sabios a los hombres)
  2. Escepticismo (neo-academicismo)
  3. Neoplatonismo (Plotino, Porfirio)
  4. Cristianismo (la FE)

Para San Agustín, la ‘sabiduría’ era la meta de la vida. Por eso fue deambulando por las distintas escuelas filosóficas de la época hasta encontrar la más idónea para los fines que se proponía.

Según él, sólo el pensamiento neoplatónico se ajustaba a las condiciones que exigía, pero siempre con el apoyo de la fe cristiana.

La sabiduría, por tanto, quedaba definida por dos componentes: RAZÓN HUMANA (neoplatonismo) y AUTORIDAD DE CRISTO (experiencia mística de Dios, por el estudio de las Sagradas Escrituras).

El problema de la certeza

Según los neo-académicos. sucesores en tiempos de San Agustín de la ‘academia’ platónica, dado que los sentidos nos engañan, resultaba que ‘toda certeza era imposible’, es decir, habían llegado al escepticismo.

San Agustín, en cambio, opinaba que la duda absoluta de contradictoria, puesto que al menos estamos seguros de que somos y pensamos. Esta es la primera formulación dentro de la historia de la filosofía de lo que siglos más tarde se conocería como ‘cogito cartesiano’.

En efecto, igual que antes Sócrates y posteriormente Descartes, San Agustín opta por el INTERIORISMO: el hecho de conocer va hacia dentro, hacia uno mismo, y no hacia fuera, hacia las cosas materiales. Y lo que descubre investigándose a sí mismo son tres cosas:

El problema de la certeza

Este descubrimiento del ‘alma humana’ permite a San Agustín hacer una definición de HOMBRE que coincide, por supuesto, con las que antes habían hecho Platón y Plotino: alma racional que usa un cuerpo terreno y mortal.

Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
Compartir en Facebook

¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

Búsqueda personalizada
Suscríbete Gratis al Boletín

Escribir la dirección de Email:

Delivered by FeedBurner

Sigue a AulaFácil en:

Actividad en Nuestro Foro
Destacamos
    Cargando datos... [<<] [||] [>>]
Banner AulaFácil

Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)