Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
miércoles, 18 octubre 2017 español
Síguenos
Publica tu curso
¿Cómo Funciona AulaFácil?

Afrontar y Superar Miedos

¿Te has preguntado alguna vez cómo sería tu vida si no tuvieras miedo? ¿Qué serías capaz de hacer? ¿Cómo sería así tu calidad de vida?

Seguro que estarás de acuerdo en la idea de que la mayoría de los temores que nos atenazan y nos impiden tomar decisiones productivas son imaginarios. ¿Qué tal te sientes los domingos por la tarde y especialmente los lunes al despertar? Esa extraña sensación de temor a no sé qué, pero que la sientes tan real, tan fastidiosa y auto limitante. Y resulta que a las pocas horas de haber iniciado tu jornada laboral nada de lo temido se hizo realidad. Cuantas horas y energía desperdiciamos en imaginar lo que no va a suceder. Cuantos momentos y presentes no disfrutados por ese maldito miedo imaginado. Cuanta ansiedad innecesaria.

La buena noticia es que todos los males, cuando son imaginados, tienen solución. Por ello quiero ofrecerte unos cuantos recursos que te ayudarán a aliviar los momentos de ansiedad improductiva y que te ayudarán a mejorar sustancialmente tu calidad de vida y tu autoestima.

1.- Explora tus creencias limitantes que te conducen a tener miedos recurrentes. Repasa lo que aprendiste en los temas 17 y 18 y genera un cambio de creencias en favor de aquellas que te potencien, te ayuden a afrontar temores y mejoren sustancialmente tu autoestima. ¿Conoces a Louise Hay? ¡¡Descúbrela!!

 

 

2.- Racionaliza situaciones concretas: Para ello te sugiero que te hagas unas cuantas preguntas cargadas de sentido. Por ejemplo:

¿Qué es aquello de esta situación que me causa esta sensación de miedo? Te darás cuenta que en muchas ocasiones la respuesta no existe porque realmente no hay nada real a lo que temer. Qué alivio, ¿verdad? Ten presente que estamos educados para tener miedo. Observa que las noticias que más impactan son las que hablan de desgracias, la publicidad nos orienta a tener miedo si no consumimos un determinado producto o a perder lo que ya tenemos, recibiremos un castigo divino si pecamos, y así sucesivamente.

En los documentales sobre naturaleza salvaje vemos como las cebras entran en situación de pánico cuando son acechadas por los leones, pero en cuanto un miembro de la manada es cazado el resto se sosiega y de nuevo vuelve la calma total al grupo. Sin embargo los humanos estaríamos sistemáticamente obsesionados y aterrorizados con el pensamiento de qué será de mí dentro de un par de días. Moriríamos, pero no por ser cazados por un depredador, sino de puro estrés.

En todo caso, si resulta que algo sí es real vuelve a preguntarte ¿Qué es lo peor que puede suceder si lo que temo de esta situación se hace realidad? Y respóndete con calma. Si efectivamente tu razonamiento responde a un peligro real, no te lo pienses más y pon remedio a esta situación. Evita aquello que te atemoriza. Pero date cuenta que en la mayoría de los casos tu respuesta puede ser: “Bueno… la verdad es que nada grave ocurriría” o “No sería para tanto. Ni tan siquiera representaría un auténtico problema”

3.- No lo dejes todo al azar. Nada más tranquilizante que anticiparte a un problema para que éste no llegue a producirse. Por ejemplo: si tanto te estresan los lunes al despertar procura que tu trabajo esté al día desde el viernes anterior. Y así con todo lo que se te ocurra. Tú eres quien mejor conoce como es tu vida. ¡Anticípate!

4.- Ponte a prueba y asume pequeños retos todos los días. Al principio que sean pequeños retos. Casi insignificantes, pero que te permitan ir haciendo “músculo” en tu fortaleza interior. Todos los días, sin falta, haz algo que habitualmente te pueda producir un pequeño temor. ¿Te da vergüenza preguntar la hora a un desconocido? Pues hazlo. ¿Un camarero te pregunta que tapa quieres para acompañar tu caña de cerveza? ¡A la aventura! Que decida el camarero y acepta con alegría su elección.

Así somos. Presa de innecesarios miedos que nos afectan muy seriamente en nuestro quehacer diario y lo peor de todo, que nos alejan de hacer aquello que pueda acercar a la gran aspiración de todo ser humano: vivir acorde con nuestro propósito en la vida y ser felices.

 

“Al final de nuestros días realmente no tenemos miedo a morir; tenemos miedo a no haber vivido, a no haber considerado nuestro más alto propósito en la vida”

 

Explorando nuestros miedos más recurrentes (ejercicio para realizar en tu intimidad)

Coge una hoja de papel, colócala en horizontal y en el centro escribe: MIS MIEDOS RECURRENTES. Rodéala con un círculo y desde este foco de atención irradia flechas con todo lo que surja. Cuando hayas identificado unos cuantos responde a las siguientes preguntas:

¿Qué estás sintiendo en este preciso momento?

¿Hasta qué punto están justificados esos miedos?

¿Son completamente reales o son creencias imaginadas?

¿Cómo es tu calidad de vida con esos miedos auto limitantes?

¿Qué serías capaz de hacer si no tuvieras esos miedos?

¿Cómo sería así tu calidad de vida?

Ahora reflexiona:

“Ni el dinero ni el éxito estropean a nadie, tan solo amplifican lo que ya eres”

¿Miedo al éxito? El miedo al éxito es equivalente al amor al fracaso. Tu motivación focaliza lo que deseas evitar o lo que deseas lograr”

“Al final de nuestros días realmente no tenemos miedo a morir; tenemos miedo a no haber vivido, a no haber considerado nuestro más alto propósito en la vida”

 “Las personas que no consiguen sus metas no es por falta de talento, sino por su bajo nivel de compromiso”

 

“Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin medida.
Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta.
Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y totalmente feliz? En realidad, ¿quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo. El hecho de jugar a ser pequeño no sirve al mundo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras a tu alrededor.
Nacemos para hacer manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros.
No solamente algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra sola presencia automáticamente libera a los demás.”
Discurso de Nelson Mandela como Presidente Electo de Sudáfrica (1994)

 

Conoce al Autor/a:
  • Víctor Ramos Ibarra   Contactar con el Autor
    Master Coach certificado por la Asociación Internacional de Coaching y Mentoring

    Tiene 1 contenidos
Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
Compartir en Facebook

¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

Búsqueda personalizada
Existen nuevos mensajes en las siguientes salas de chat:

      Recibe gratis alertas en tu navegador, sin configuraciones ni registros. Más info...
      [Me Interesa] | [No me interesa]



      ¿Dudas? ¿Preguntas? Plantéalas en el foro
      Suscríbete Gratis al Boletín

      Escribir la dirección de Email:

      Delivered by FeedBurner

      Destacamos
      Cargando datos...

      Sigue a AulaFácil en:

      Ránking Mundial Certificados
      Banner AulaFácil

      Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
      B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)