Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
viernes, 15 diciembre 2017 español
Síguenos
Publica tu curso
¿Cómo Funciona AulaFácil?

El uso que hacemos de los Valores y su jerarquización

 

Cuando seas capaz de sentir en lo más profundo de tu corazón que tu vida está llamada para hacer tus sueños realidad experimentarás una nueva sensación de ser en ti mismo. Ese maravilloso estado de sentirse llamado a cumplir con un propósito existencial facilitará enormemente tu manera de priorizar en tus decisiones. Vivirás en congruencia con aquello que verdaderamente te conduce a ser feliz.

El paso siguiente es empezar a vivir siendo consciente de cuáles son tus valores y de cómo los utilizas en tu vida cotidiana. Inmediatamente notarás una notable mejora en tu autoestima y te sentirás mucho más cómodo con tu forma de ser. Ya no te juzgarás tan agriamente como lo hacías antes y empezarás a librarte  de los  conflictos que vivías contigo mismo. Podrás mirarte al espejo viendo a una persona con valía más que sobrada. Afrontarás con más ilusión y pasión aquello que desees alcanzar y generarás más autoconfianza sin preocuparte de tus posibles debilidades o fortalezas poco trabajadas. ¿Sabes una cosa?

 

Cuando descubras tus valores y también decidas aceptar tu vulnerabilidad con los brazos abiertos paradójicamente tu autoestima se disparará. Desarrollarás una confianza todo terreno y cualquier reto que te plantees será tu gran motivo para aceptar que la vida te pone a prueba para que demuestres lo mucho vales.

 

Jerarquización de Valores

La jerarquización de los valores es una de las tareas más importantes a la   hora de determinar qué es aquello que realmente te importa. A estas alturas ya habrás confeccionado la lista de los 10 ó 15 valores que descubriste en el ejercicio anterior. Para enseñarte a jerarquizar tus valores por orden de importancia te presento el caso de Tania.

El caso de Tania

Tania es una persona joven con grandes ambiciones académicas y la firme voluntad de hacer algo importante en su vida profesional. Se encontraba encarando el final de sus estudios universitarios y trabajaba haciendo prácticas en una multinacional informática de prestigio internacional. Su gran problema, citando sus palabras textualmente, es que:

“Me miro al espejo y veo una gorda con muy pocas posibilidades de triunfar en un mundo profesional en el que la imagen cada día es más importante. Las miles de horas de estudio dedicadas a formarme como ingeniero me han conducido a una vida demasiado sedentaria y estresante. Vivo bajo una gran presión de la que me libero picoteando mientras estudio y comiendo lo primero que encuentro en la nevera. Me sobran 20 kilos. Afortunadamente a mi novio le gusto como soy, pero no creo que el resto del mundo sea tan bondadoso como él. Yo no me gusto y sé que eso perjudica a mi autoestima y a mi sentido de valía personal. O mejoro mi imagen y mi autoestima o sé que mi futuro acabará siendo tan mediocre como yo me siento”.

En una de las sesiones de Coaching, Tania se mostró muy interesada en conocer sus valores. Su mentalidad analítica de futura ingeniero le permitía intuir que cuantos más recursos descubriera más fácil le resultaría poner manos a la obra en su objetivo de perder peso y alcanzar una figura que tanto deseaba. Su lista de valores principales es la siguiente:

  • Amor
  • Ilusión
  • Ayudar
  • Compromiso
  • Creatividad
  • Disciplina
  • Fidelidad
  • Honestidad
  • Inteligencia
  • Organización
  • Paz
  • Planificación
  • Prestigio
  • Tolerancia
  • Voluntad

Cuando se le pidió que los ordenara según su importancia, Tania sugirió que todos le parecías importantes y que unos podían serlo más que otros según las circunstancias de cada momento.

“Para mí, en el ámbito laboral, el trabajo planificado, organizado y disciplinado es más importante que la Paz o incluso el Amor, pero en mis relacionas sociales el más importante, sin duda, es el Amor.”

Lo sorprendente de este caso es que Tania se dio cuenta de que aquellos valores que tanto honraba en las facetas de su vida académica y profesional los despreciaba sistemáticamente en lo referente a su salud y nutrición. Empezó a tomar consciencia de que por pura analogía aquello que tanto le había ayudado en sus progresos académicos tan bien podría ayudarla en su deseo de bajar peso y disfrutar de una figura más atractiva y saludable. Se trataba de trabajar con los valores que ya disponía y enfocarse en aplicarlos en el ámbito de su salud. Empezó por jerarquizarlos con su nuevo punto de vista. Lo hizo de la siguiente manera (observa su listado de valores):

Empezó con el primero, “Amor” y observó que era el más importante de todos. Ocuparía el primer lugar. A continuación, observó que la “Ilusión” podría dejarla en un segundo plano ya que ésta vendría por añadidura cuando fuera alcanzando sus primeros logros. Pasó entonces a “Ayudar”. Es un gran valor, pero de todos los que quedaban en la lista el que le resonaba más positivamente era “Honestidad” y este sería su segundo gran valor. Y así, sucesivamente escogía el primer valor que ahora quedaba en su listado (volvía a ser “Ilusión” en este caso) y los iba confrontando con los que había por debajo. El que más le resonaba positivamente acabó siendo el tercero y así hasta tener los 15 valores ordenados por orden de importancia.

La clave es que cuando te veas en la situación de tomar una decisión comprometida seas capaz de decidir acorde con tus valores principales. Cuando el decir “Sí. Lo hago” supone honrar unos valores, pero deshonrar otros has de observar lo siguiente:

  • Si lo que honras son los valores que están de los primeros en el orden jerárquico y deshonras a los que estás debajo, entonces lo más correcto es que elijas el “Sí. Lo hago”
  • Si por el contrario honras a valores de rango inferior a costa de deshonrar los de rango superior lo mejor será “No lo hago”

    Además de lo ya visto es muy importante que analices cómo tus valores, ahora descubiertos y jerarquizados, podrían a ayudarte a poner manos a la obra en tu deseo de alcanzar la excelencia personal.

Tania descubrió lo siguiente:

  • Amor: No se amaba bien a sí misma. ¿Cómo puede Tania enfocarse en un resultado exitoso sin tener presente que ella es el gran objetivo de su esfuerzo? Sólo cuando nos amamos bien a nosotros mismos podemos dar lo mejor a nuestros seres queridos y ser creadores de nuestros mejores comportamientos.
  • Ilusión: Su ilusión por adelgazar estaba en modo latente. Tan solo tenía que estimularla poniendo en juego el resto de sus valores.
  • Ayudar: Tania no solo no se ayudaba a sí misma, sino que incluso sus picoteos y alimentación despreocupada eran los grandes obstáculos con los que ella misma se maltrataba. Ya era hora de que Tania pensara sobre estrategias alternativas para cambiar sus hábitos perniciosos por otros más beneficiosos y saludables. ¿Qué podía hacer Tania para ayudarse a sí misma?
  • Compromiso: Es el gran valor con el que Tania cuenta para ponerse manos a la obra. Escribió una carta a modo de contrato en la que se comprometía consigo misma a adoptar todas las medidas necesarias para alcanzar sus objetivos de bajar de peso.
  • Creatividad e Inteligencia: Le serán de enorme utilidad para crear las circunstancias en las que ella desea vivir. Le permitirán descubrir y analizar sus malos hábitos alimentarios y sustituirlos por otros nuevos más saludables. Aprendería de buenas publicaciones sobre nutrición y gastronomía para utilizar sus nuevos conocimientos en la creación de platos nutritivos, sabrosos, atractivos y con bajo contenido calórico.
  • Disciplina y Voluntad: Dos magníficos pilares sobre los que apoyar su deseo de adelgazar. A lo largo de su vida Tania había descubierto que cuando ponía todo su corazón en conseguir alcanzar una meta soñada, nada podía pararla.
  • Organización y Planificación: Crearía y desarrollaría un plan específico y siempre por escrito con el máximo detalle y siempre acorde con los valores ya vistos de creatividad e inteligencia. Tania se propuso crear una carpeta y organizar por escrito todos los ejercicios que en el futuro se le pidieran. Sería una magnífica actividad para reflexionar sobre sus comportamientos, ilusiones, planificación y comprobación de objetivos, registro de tablas nutricionales, cartas de compromiso, etc.
  • Paz y Tolerancia: Tania es muy consciente de que no es un ser perfecto. Aunque dispone de maravillosos recursos y valores, ¿quién está libre de cometer un error? Tania sabe que las circunstancias de la vida a veces se nos presentan sin saber muy bien qué hacer de antemano. En lo sucesivo aprenderá a aceptarse con “Amor” y así “Ayudarse”. Le entusiasma la idea de que a la palabra “juzgar” se le quite la letra “z”. ¡¡Ju-gar!!
  • Prestigio: Y no solo por mostrarse confiada en lugares públicos y profesionales. Para Tania se trata de un valor muy ligado a la idea de mirarse al espejo y sentirse orgullosa de sí misma.

     

Ya han pasado varios meses desde que Tania se puso manos a la obra. Los comienzos fueros un tanto complicados puesto que cambiar unos hábitos por otros requieren de tiempo y esfuerzo. No obstante, el conocer sus valores y ponerlos en práctica le han permitido conocerse mejor a sí misma, tomar consciencia de lo mucho que ya había en su interior y aplicar todo ello en favor de una vida más saludable. Incluso ha aprendido a organizar mejor su tiempo y se ha iniciado en deportes y actividades al aire libre que antes las veía como imposibles para ella. Tania ha aprendido a amarse a sí misma, disfruta con alegría con lo que ve cuando se mira al espejo y lo más importante de todo: ¡¡Tania es feliz!!

 

Ejercicio para enviar por escrito a coachingaulafacil@outlook.es

¿Qué es lo que has aprendido descubriendo cuáles son tus valores?

¿Cómo te has visto y qué has sentido?

¿Cómo mejoraría tu calidad de vida si vivieras acorde con tus valores?

¿Qué te dirías a ti mismo?

¿Qué verían en ti y dirían tus seres más queridos?

¿Cómo sería la calidad de vida de tus seres queridos?

¿Hasta qué punto merece la pena que te esfuerces por vivir en coherencia con tus valores?

¿Cuál es el primer paso inmediato que vas a dar?

Siguiendo los criterios ya vistos jerarquiza tus valores, haz un listado y llévalo siempre contigo.

 

Conoce al Autor/a:
  • Víctor Ramos Ibarra   Contactar con el Autor
    Master Coach certificado por la Asociación Internacional de Coaching y Mentoring

    Tiene 1 contenidos
Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
Compartir en Facebook

¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

Búsqueda personalizada
Existen nuevos mensajes en las siguientes salas de chat:

      Recibe gratis alertas en tu navegador, sin configuraciones ni registros. Más info...
      [Me Interesa] | [No me interesa]



      ¿Dudas? ¿Preguntas? Plantéalas en el foro
      Suscríbete Gratis al Boletín

      Escribir la dirección de Email:

      Delivered by FeedBurner

      Destacamos
      Cargando datos...
      Buenos Artículos Diarios

      Sigue a AulaFácil en:

      Ránking Mundial Certificados
      Banner AulaFácil

      Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
      B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)